Construcciones con cubierta vegetal

GuardaviñasCercasTainas

En el sur de la provincia de Soria perviven una serie de construcciones populares cuya característica más notable es la utilización de elementos vegetales para su cubrición. Son una reminiscencia de la arquitectura prehistórica y suponen un alarde de aprovechamiento de los recursos naturales en su construcción. Piedra, madera, barro y paja o ramaje son los únicos elementos utilizados, recogidos en el entorno más cercano. La sencillez de su construcción y su funcionalidad han conseguido que su forma se mantenga invariable hasta nuestros días, constituyendo verdaderas reliquias, exponentes de una cultura rural que vamos perdiendo a marchas forzadas.'
 
 
LAS TAINAS

INTRODUCCIÓN

Majadas, tainas, tenadas, parideras, etc. son algunos de los nombres que los pastores dan a este tipo de construcciones tradicionales que básicamente son refugio para ganado ovino.

Este tipo de construcciones se da exclusivamente en regímenes de pastoreo estante, de manera que el ganado utiliza siempre los mismos terrenos, alternando unas zonas con otras dentro del mismo término.

Está íntimamente ligado a la agricultura, a la que complementa, proporcionando principalmente abono para las fincas. Sirven como refugio para las ovejas, y el pastor en muy contadas ocasiones pernocta en la taina, en la que de hecho no dispone de ningún lugar reservado para tal fin.

La eficacia de su construcción es excelente y cumple con creces la función para la que se crean. Esta demostrado que los materiales empleados en su construcción, barro y paja, son los mejores aislantes que podemos encontrar en la naturaleza, superando en muchos casos aislantes artificiales.

Una espesa capa de paja de la cubierta, que puede llegar con el tiempo a más de un metro, paredes muy bajitas con apenas pequeños huecos de ventilación y el revoco de barro en sus paredes interiores consiguen un aislamiento perfecto, tanto para el frío como para el calor. Es tal este hecho, que hoy día, las ovejas prefieren entrar en este tipo de majadas antes que en naves de cemento según nos contaban algunos pastores que todavía mantienen en uso este tipo de tainas.

 Sus características han hecho que hoy en día muchas de ellas sigan en uso, pese a las dificultades que conlleva su mantenimiento. Por el tipo de materiales que se utilizan en su cubierta, era necesario realizar un mantenimiento constante, reponiendo paja en los tejados todos los años. Dada la cantidad de paja necesaria para techar todo un tejado, el proceso era gradual, cada año se ponía una panda o parte de ella, dándole la vuelta a todo el tejado en sucesivos años, en función también de la cantidad de paja de la que se podía disponer.

En la actualidad apenas existen personas que sepan colocar la paja, siendo este uno de los principales problemas para su mantenimiento.

ELEMENTOS CONSTRUCTIVOS

Las majadas se encuentran dispersas por todo el término municipal, principalmente en zonas de monte donde se encuentran los pacederos. Para su ubicación se buscan terrenos resguardados, casi siempre en pequeños vallejos orientados al sur y al abrigo de los vientos dominantes.

Es común su ubicación en zonas con pendiente, para favorecer la evacuación de aguas y orines y favorecer la aireación

Paramentos
  
Todos los muros son de mampostería trabada en seco con piedras de la zona. Las paredes suelen tener un espesor entre 50 y 70cm y una altura variable que no sobrepasa los 1,5m.

El tipo de piedra varía de unas zonas a otras, pero generalmente se utilizan piedras de mediano tamaño sin escuadrar perfectamente ripiadas en seco. En algunos casos se utiliza tierra o barro como aglutinante.

En las esquinas y las puertas se utilizan las mejores piedras, mejor escuadradas, sin que lleguen a ser sillares. Son las denominadas “brencadas”.

En muchas de ellas, en los muros se embuten unos pequeños postes (enanos) que servirán para soportar las vigas donde descansan los pares, de manera que el peso de la estructura de la cubierta no descanse directamente sobre el muro, evitando que éste se abra.

En el interior suelen estar recubiertos por una capa de barro con paja para evitar la entrada de aire. En algunas de las majadas que hemos visitado, este enlucido se realizaba con un barro blanco (jalbegue)

Plantas

Existe una gran uniformidad en la planta de estos edificios, siendo la rectangular la más extendida. La forma en –L- también es característica, si bien en algunos casos se trata de ampliaciones de la propia majada original. La evolución de las tainas con cubierta totalmente vegetal a aquellas en las que ya se utiliza la teja árabe y la paja solo como cama para esta, implica un cambio en la forma de las plantas, que tienden a ser mas cuadrangulares, incluso cuadradas.

La planta de la majada se complementa con el establecimiento de un corral abierto o raso adosado a la propia majada y que presenta una gran variedad tipológica.

Construcciones anexas

Es común a todas las majadas la existencia de un corral adosado a la misma denominado raso. Se utiliza para cerrar las ovejas al aire libre en el verano y para echar de comer a los animales en los días fríos que por lluvias o nevadas el ganado no puede salir a pastar al campo.

 LA CUBIERTA

Las estructuras de los tejados de las tainas están fabricadas totalmente en madera, cubiertas de par e hilera apoyadas en postes o pies derechos.

Básicamente, sobre los postes o pies derechos, se coloca el aguilón o cumbrera, que normalmente es de madera de chopo en rollizo en varias piezas. Sobre la cumbrera apoyan los cabrios o pares, que van a descansar sobre un durmiente apoyado en la pared. En muchos casos este durmiente no apoya directamente sobre la pared, sino sobre unos pequeños postes o enanos colocados al lado de la misma o embutidos en la propia pared.

Encima de la estructura de madera se coloca un entramado vegetal que según la disponibilidad en la zona puede ser de vergazas de río, ramas de sabina o chopo, etc. Se colocan de forma transversal a los cabros cubriendo totalmente los huecos, de manera que la paja que forma el tejado no se caiga al interior. Como curiosidad, en muchas tainas observamos que en la parte más baja, cerca de los muros, se utilizan zarzas o espinos, para evitar que las ovejas ramoneen la paja.

Una vez colocada esta primera capa vegetal, se procedía a la cubrición de la misma. En la zona de estudio diferenciamos tres tipos de cubrición:

Con gavillas de paja: Este sistema de cubrición se encuentra principalmente en los municipios cercanos a Berlanga de Duero, desapareciendo según nos desplazamos al Este y Oeste. Normalmente se utiliza el centeno y el trigo por ser más resistentes.

Con ramaje de sabina: Localizadas en el sur de la provincia, en los términos de Iruecha y Chaorna, son junto con las de paja las que tienen un sistema constructivo más arcaico. Localizadas entre sabinares utilizan el ramaje de estas como cubierta. El sistema constructivo consiste en la acumulación de gran cantidad de ramas de sabina con la parte más gruesa hacia arriba directamente sobre la estructura de cabrios.

Con teja vana: Esta sería la penúltima fase evolutiva de las dos anteriores. Se localizan principalmente en la zona suroeste de la provincia. En este tipo, sobre el ramaje colocado sobre los cabrios, se hecha un fino manto de paja de trigo que homogenice la superficie y sirva de cama para la teja.

 

GUARDAVIÑAS

Los guardaviñas son pequeñas construcciones circulares que como su nombre indica servían al viticultor para guarecerse en las tareas de vigilancia de la viña. En el pasado, durante la vendimia, el agricultor permanecía en la viña noches enteras para evitar que después del trabajo de un año entero, algún desaprensivo “vendimiara” antes de tiempo.

Pese a ser muy comunes en épocas pasadas, en la actualidad únicamente hemos encontrado este tipo de construcciones en la zona de Piquera de San Esteban. Los cambios de cultivo acaecidos en los años sesenta y la progresiva desaparición del viñedo han provocada su derribo por la falta de uso.

Los guardaviñas inventariados son todos de planta circular. El acceso, siempre situado al sur es un pequeño vano rectangular, lo más estrecho posible para evitar el paso del viento, ya que no poseen ningún tipo de puertas de madera que cierren el vano. Tienen menos de tres metros de diámetro interior y la anchura de sus muros de unos 50cm.

La cubierta se realiza con madera y ramaje con tierra. Para ello se recrecen más la parte interior de los muros sobre los que apoya una viga central que soporta unos cabrios a ambos lados. Por encima de éstos, una capa de ramaje, que en muchos casos eran sarmientos de la propia vid, y tierra por encima, formando un cono.

Todos ellos están construidos en mampostería en seco con piedra de la zona, normalmente caliza. Las piedras están trabadas en seco aunque a veces utilizan tierra o barro para rellenar los huecos.

 

CERCAS

En muchos de nuestros pueblos podemos encontrar cercados de fincas y corrales en cuya parte superior se cubre con una barda de paja o ramaje. Se utiliza principalmente en paredes de adobe y de piedra colocada a canto seco, para evitar que el agua penetre en el interior del muro y lo derribe.

Dependiendo de la zona se utiliza paja o ramaje, principalmente sabina por su carácter imperecedero.

Compartir en
Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios analizando sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Acepto Más información